Destacados, Higiene sostenible, Zero waste

Cepillo de dientes de bambú: por qué deberías utilizarlo

¿Y si te dijéramos que tu primer cepillo de dientes, aquel que utilizaste de niño, todavía sigue en algún lugar, prácticamente intacto? ¿Sabes que si en su lugar hubieras utilizado un cepillo de dientes de bambú, ya se habría descompuesto sin dañar el medioambiente?

Actualmente, la mayoría de los cepillos dentales son fabricados con cuerpos de plástico y cerdas de fibras sintéticas no biodegradables. Solo en Estados Unidos, se estima que unas 22.000 toneladas de cepillos van a parar a los vertederos cada año… Al igual que aquel primer cepillo que utilizaste de niño, tardarán cientos o incluso miles de años en descomponerse.

Para conocer mejor los problemas de esta industria, hemos hablado con Moisés Torregrosa, miembro del departamento de comunicación de Natur Brush. Bajo el lema de «Sonrisa feliz, planeta feliz», esta empresa española comercializa cepillos de dientes de bambú 100% biodegradables que pretenden paliar la crisis medioambiental de los cepillos plásticos. Gracias a ellos conoceremos más sobre esta alternativa de higiene dental sostenible.

El problema medioambiental de los cepillos de dientes de plástico

Según un estudio de 2015,  el 61% de los españoles aseguran preocuparse por su salud dental. Entre otras rutinas de higiene, el 80% de los encuestados afirman cepillarse los dientes al menos dos veces al día. Sin embargo, entre cepillado y cepillado, ¿nos preocupamos también por la salud del planeta?

«Todos los días nos cepillamos los dientes varias veces, con cepillos de plástico —nos explica Moisés—. Si hacemos números, cada hogar genera una media de 16 cepillos de plástico al año. ¿Cuantas familias hay en tu barrio? ¿Y en tu ciudad?».

Jorge Lizondo, fundador de Naturbrush, insiste en el impacto de este gesto tan cotidiano: «Es un ejercicio, que al menos, se repite tres veces al día. Un utensilio, que según los dentistas, hay que renovar cada tres meses. ¿Cuántas toneladas de plástico lanzado a la basura supone eso?». 

Un residuo difícil de gestionar

La siguiente pregunta que debemos hacernos es ¿dónde van a parar todos esos residuos una vez termina la vida útil del cepillo? «Los cepillos de plástico habituales, en el mejor de los casos, acaban ​en el contenedor de plástico, el amarillo, y entran en el proceso de reciclaje», nos explica Moisés.

Sin embargo, no debemos confundirnos. El reciclaje es un proceso costoso y no solo económicamente: «A diferencia del metal o el vidrio, es prácticamente imposible que el cepillo sea convertido en otro objeto de plástico similar». Moisés concluye: «Lo más habitual es que el plástico termine en el medio ambiente de nuevo; en el mejor de los casos tarda cientos de años en descomponerse, hasta 1.000 años según el tipo de plástico».

Del vertedero al mar

Según PNUMA, cada año más de 8 millones de toneladas de plástico van a parar a los océanos. Y eso no es lo más grave: se calcula que entre el 60 y el 90% de los residuos marinos están compuestos de diferentes polímeros plásticos. Lamentablemente, la producción de plástico no hace sino aumentar: tan solo en 2015 se produjeron plásticos equivalentes a 900 edificios del tamaño del Empire State… un total de 322 millones de  toneladas.

La ONU ha impulsado la campaña #MaresLimpios (#CleanOceans) para tratar de detener esta «marea de plásticos» que se está apoderando de nuestras aguas.

Erik Solheim, Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente, alerta: «Ha llegado el momento de abordar el problema del plástico que daña nuestros océanos. La contaminación por este material navega ya por las playas de Indonesia, se instala en el fondo del océano en el Polo Norte y llega hasta nuestras mesas a través de la cadena alimentaria. Hemos permanecido al margen demasiado tiempo y el problema ha empeorado. Debe detenerse».

Según algunas estimaciones, al ritmo que estamos desechando productos como botellas, bolsas y vasos de plástico de un solo uso, para 2050 los océanos contendrán más plásticos que peces...

Naturbrush, un cepillo de dientes de bambú sostenible

«Alcanzada la treintena, estrenada la paternidad, te vas haciendo preguntas sobre el mundo que te rodea; sobre qué mundo vas a dejar a tus hijos», explica Jorge Lizondo. Antes de crear Naturbrush, llevaba meses pensando en cómo contribuir al freno de los problemas climáticos.

«La idea surge buscando la conversión de un pequeño gesto diario en un gran gesto para el planeta y este gesto no es otro que el de cepillarse los dientes —nos cuenta Moisés—. Los cepillos NaturBrush son 100% biodegradables; cuando terminan su vida activa y tienes que reemplazarlos, tan solo tienes que enterrarlos en tu maceta o jardín; las plantas lo agradecerán y el planeta también».

Natrubrush comercializa su cepillo de dientes de bambú online y en puntos de venta de toda España. A la hora de pensar en los usuarios, nos cuentan que en general son cada vez mas sensibles en cuanto al consumo de productos biodegradables y naturales.

Bambú y Nylon bio para combatir los plásticos

El bambú utilizado en los cepillos de Naturbrush es ecológico y pertenece a la variedad Phyllostachys edulis. Esta planta crece de forma rápida y natural en la tierra, se caracteriza por contener agentes antibacterianos, tener una capacidad de renovación muy rápida y conferirle al mango del cepillo una alta resistencia.

«No hay que deforestar ningún bosque ya que se obtiene de plantaciones controladas​. Su crecimiento es muy rápido, puede crecer hasta un metro en sólo 24h y alcanza una longitud de 30 cm. Una vez se recolecta se regenera sin tenerlo que replantar por lo que contribuye a una gestión forestal sostenible», añade Moisés.

Las cerdas del cepillo están hechas a base de Nylon bio, un material 100% biodegradable, al igual que las tintas ecoprint que se utilizan para decorar la parte inferior.

En cuanto al envase, el cepillo se presenta en una cajita de cartón y viene envuelto en un precinto de plástico. Preguntamos a Moisés sobre su intención de modificar este packaging que en parte compensa negativamente los beneficios del cepillo de dientes de bambú: «El envoltorio de plástico era el único recurso para precintar el cepillo y que le llegase al cliente con total garantía sanitaria, de hecho fue el único precinto aprobado por laboratorio. Como ya sabes, tampoco estábamos conformes con esa solución hasta que finalmente hemos conseguido un precinto de fibra de bambú con el aprobado por laboratorio y con total garantía sanitaria».

Por lo tanto, a partir de septiembre los cepillos Naturbrush ya llevarán ese precinto y serán completamente libres de plástico.

El bambú puede crecer hasta un metro en sólo 24h y alcanza una longitud de 30 cm

¿Limpian igual los cepillos de dientes de bambú?

Si estás pensando en sustituir tu cepillo de plástico por uno de bambú, es probable que te hayas preguntado si el cuidado de tus dientes se verá perjudicado. Moisés aclara: «La calidad de la limpieza dental de los cepillos NaturBrush consideramos que es igual de óptima a la de un cepillo tradicional, aunque claro, sin ningún tipo de residuo plástico que por el propio desgaste de los cepillos pudiesen generar y que obviamente nos tragamos».

Además, «A la hora de diseñar el producto, se cuidó mucho la ergonómia y estética​ teniendo siempre en cuenta como factor principal la biodegradabilidad y nos apoyamos en profesionales odóntologos en cuanto a la dureza de las cerdas».

En Ecosostenible llevamos algo más de un mes utilizando el cepillo de dientes de Naturbrush y nuestra experiencia ha sido muy positiva: la sensación de limpieza es exactamente la misma, y más allá de la diferencia estética o la ligereza, no hemos percibido cambios.  La duración de estos cepillos es exactamente la misma: una media de tres meses.

Algunos modelos del cepillo de dientes de bambú de Naturbrush

Productos complementarios: ¿pasta de dientes sostenible?

La pasta de dientes es un producto asociado que también genera contaminación (packaging, componentes…). Cuando preguntamos a Naturbrush por recomendaciones, nos explican que ya existen en el mercado algunas pastas de dientes con componentes naturales. Sin embargo, «Todavía falla el packaging, pero estamos convencidos que en breve será todo natural. Es un complemento ideal para los cepillos NaturBrush, por nuestra parte también estamos investigando y trabajando en ese campo».

A modo de conclusión, Moisés nos deja con este mensaje: «La sostenibilidad tiene un papel fundamental, la lástima es que ​se haya tardado tanto tiempo en que la sociedad se haya sensibilizado, pero mas vale tarde que nunca».

¿Vas a sustituir tu cepillo de plástico? ¡No lo tires!

Si estás pensando en pasarte al cepillo de dientes de bambú, no tires tu antiguo cepillo de plástico a la basura. Aquí te dejamos algunas ideas para darle una nueva vida:

  • Limpieza general de la casa: utilízalo en frascos, grifos, botellas de cristal, zonas menos accesibles, zapatos…
  • Lávalo bien y úsalo para mantener tus uñas limpias.
  • Conviértelo en una pulsera (¡sí, es posible!).

¿Te interesa conocer más sobre el impacto medioambiental de otros productos diarios? No te pierdas nuestro post sobre menstruación sostenible y descubre cómo reducir tus residuos.

Desde EcoSostenible dar las gracias a Naturbrush por el tiempo dedicado a este artículo, y en especial a Moisés por su accesibilidad. Tuvimos la oportunidad de comprar y probar su cepillo de dientes de bambú antes de ponernos en contacto con ellos y, después de la entrevista, solo podemos corroborar que seguiremos utilizándolos. 

 

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *