Zero waste

Keepcup, café para llevar sin desechables

Siempre vamos corriendo de un lado para otro. Camino al trabajo o en el metro apretamos esa taza de café desechable que nos ayuda a dar los primeros pasos con claridad. Lo hemos comprado para llevar en alguna cafetería o panadería. Al terminar, irá a parar a la papelera de la oficina o, con suerte, a algún contenedor de reciclaje. En total, puede que su vida útil haya sido de menos de tres cuartos de hora.

Hoy en Ecosostenible vamos a contarte cómo poner remedio a esta situación: tazas desechables que duran menos que la energía del café que los contiene. Para ello queremos contaros la historia de Keepcup, una marca de tazas de café para llevar que fomenta la reutilización y por lo tanto el rechazo de tazas y otros materiales desechables.

2.5mil millones de tazas al año

Los fundadores de Keepcup solían regentar una cafetería en Melbourne (Bluebag) en 1998. A medida que su negocio crecía, comenzaron a ser conscientes del enorme volumen de packaging desechable que consumían sus clientes. «El momento de claridad lo tuve  mientras calentaba la leche para mi hija una mañana. Imaginaos si se la diera en una taza desechable y después la tirase a la basura. La idea parecía un completo desperdicio, ¡y sin embargo yo lo hacía con mi café dos veces al día!», explica Abigail Forsyth, CEO de Keepcup.

Cada minuto, más de un millón de vasos desechables se arrojan a los vertederos. Solo en Reino Unido se estima que cada año se tiran 2.5 mil millones de tazas de café desechables. Más de 500 mil millones de vasos desechables se fabrican en todo el mundo cada año. Y su reciclaje no es tan sencillo: aunque el vaso parezca de cartón, habitualmente contiene una capa interior de polietileno, necesaria para mantener el líquido en la taza y evitar que el resto del material se empape.

Desgraciadamente, la mayoría de plantas de procesamiento de papel no tienen la capaz de separar estos materiales y, por lo tanto, la única solución es enviar las tazas a vertederos o instalaciones de generación de energía a partir de residuos.

Algunas empresas como Simply Cups, con presencia en Reino Unido y Australia, se ocupan de la gestión de estas tazas y han creado plantas específicas capaces de procesarlas. Simply Cups ofrece servicios de recogida de residuos a las empresas que los generan y se ocupan de tratarlos.  Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos, el origen real del problema sigue sin solucionarse.

La cultura de la conveniencia

El uso de las tazas desechables es el síntoma de la cultura de la conveniencia: preferimos recurrir a productos de un solo uso con tal de no lavar, reutilizar o anticiparnos a determinadas situaciones.

A la hora de abordar el problema, generalmente el foco se pone en la gestión de los residuos, y no en su generación. El ejemplo más claro: la aparición de empresas como Simply Cups, cuya labor es valiosa pero alivia los síntomas del problema, no su origen.

La mitad del plástico que se usa en el mundo hoy en día se usa en artículos de un solo uso. Los problemas relacionados con los recursos renovables y no renovables son muy complejos, pero la jerarquía de la sostenibilidad es indiscutible: reducir, reutilizar,  y reciclar, siendo este el último recurso.

Las razones para no reutilizar

Entonces, ¿por qué preferimos descartar o reciclar nuestras tazas de café desechables, en lugar de buscar opciones como la reutilización? Tal vez no seamos conscientes del impacto que su desperdicio está teniendo en nuestro planeta, o tal vez el proceso de reutilizar nos resulta demasiado trabajoso, o simplemente no creemos que nuestras elecciones personales tengan un impacto real y optemos por dejar de lado cualquier práctica más responsable.

En el caso de las tazas de café, los creadores de Keepcup explican las principales dificultades a las que se enfrentaban los usuarios del take-away a la hora de optar por soluciones más sostenibles: «Las tazas de cerámica son pesadas y frágiles. Los termos son voluminosos, poco atractivos. Además, ambas opciones están hechas de materiales compuestos, lo que los convierte en hostiles para el lavavajillas, además de difíciles de reciclar al final de su vida útil».

La propuesta de Keepcup

«Pensamos que la mala usabilidad y la estética eran las razones principales por las que no se recurría a los reutilizables como alternativa a los vasos desechables —explican—. Nuestra experiencia con el café fue muy valiosa a la hora de que KeepCup funcionara en la máquina de café y también para el usuario».

Años después, con ayuda de profesionales del diseño, han iniciado un cambio de comportamiento en Melbourne que se está extendiendo por todo el mundo. «La gente compra Keepcups porque les encanta cómo se ven y se sienten, y continúan haciéndolo porque forman parte de un hábito positivo. Para muchos de nuestros clientes, ha sido el comienzo de un viaje para reducir las consecuencias del comportamiento de conveniencia. “Siéntete bien, haz el bien”».

Según explican, en comparación a un vaso de papel desechable (incluido el café) Keepcup supone una reducción anual del 36-47% en las emisiones de carbono, del 64-85% en el uso del agua y del 91-92% en los residuos del vertedero. Durante su vida total (estimada en cuatro años de uso diario) el impacto positivo es mucho mayor.

Lo más importante es que el uso de materiales reutilizables genera impulso para un cambio duradero de comportamiento.

Los materiales de KeepCup

Keepcup ha desarrollado sus tazas fundamentalmente en tres materiales: plástico libre de BPA y BPS, cristal y corcho. «Escogimos el plástico para las KeepCup porque es liviano, irrompible y apto para lavavajillas. También creemos que tener un producto con colores positivos y capaz de ser individualizado ampliaría su atractivo y alentaría su uso habitual», explican.

Tazas de cristal reutilizables para café de Keepcup

El reciclaje una vez finalizada la vida útil del Keepcup también fue una consideración importante en el diseño de producto. «Las tazas están hechas en un solo molde de inyección y a partir de un único material, lo que significa que sus componentes se pueden separar y reciclar fácilmente.

KeepCup está hecho de polipropileno, que es un “polímero termoplástico” con un alto punto de fusión (160 grados Celsius), lo que le permite tolerar el líquido caliente sin descomponerse.

Las KeepCup de cristal fueron introducidas posteriormente y son ligeras y resistentes; una alternativa muy interesante para todos aquellos que estén decididos a prescindir del plástico.

Un caso real: su implantación en la Universidad de Edimburgo

Cartel promocional para la campaña de Keepcup en la Universidad de Edimburgo.

La primera vez que oímos hablar de las Keep cup en Ecosostenible fue durante nuestra estancia en la Universidad de Saint Andrews (Escocia). Las tazas reutilizables eran una opción muy popular entre los alumnos y el campus facilitaba su implantación en cafeterías y locales del pueblo.

En 2011, Keepcup se alió con la Universidad de Edimburgo para animar a estudiantes y profesores a prescindir de las tazas desechables e incentivar el uso de alternativas recusables. Fue su primera alianza con un centro de estas características. La estrategia era sencilla: la universidad ofrecía una promoción de ‘obtenga su primer café gratis’ al adquirir una Keepcup y prometía un descuento de 20p en todas las bebidas calientes siempre que lleves tu propia taza.

«Colaborar con KeepCup fue una decisión fácil; mientras otros cambiaban a proveedores de vasos de papel compostables, KeepCup nos permitió erradicar en un solo paso la necesidad de gestionar flujos de residuos de materiales mezclados . Esto representó un ahorro directo en los comercios. El mensaje es simple: únete a la revolución de reutilizar», explica Ian Macaulay, asistente del director de Servicios de Alojamiento de la universidad.

La acogida entre los usuarios fue muy positiva, añade: «Keepcup ha sido un gran éxito aquí y continúa vendiéndose excepcionalmente bien. Siento que la calidad del producto, combinada con el deseo de las personas de algo que sea reutilizable en lugar de tirar y tirar, han sido las claves».

Un cambio de hábitos necesario

Y tú, ¿consumes café para llevar? ¿Utilizas Keepcup o alguna otra solución sostenible para evitar caer en los desechables?

Comparte tu experiencia en los comentarios si también crees que la lucha contra los productos de un solo uso es fundamental y descubre otros artículos relacionados con el zero waste y la gestión de residuos.

Para más información sobre Keepcup, no dudéis en visitar su sitio web

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *