Higiene sostenible, Zero waste

Lush: “Los envases son una basura”

En estos días de papel de regalo, compromisos y recados de última hora resulta fácil olvidar lo verdaderamente importante: ¿qué estamos comprando? ¿Lo necesita en realidad la persona agasajada? Y sobre todo: ¿está ese objeto alineado con el respeto del medioambiente o las personas involucradas en su producción? Nos concentramos tanto en quedar bien o envolverlo de forma bonita que las cuestiones anteriores pasan a un plano secundario.

El exceso de packaging en los productos, especialmente en la época navideña, es el tema de nuestro artículo de hoy. Y es que los envases son, al fin y al cabo, basura; basura bonita. ¿Hasta qué punto nos distrae el continente del contenido? ¿Es posible vender productos al desnudo de forma exitosa?

Repasaremos la propuesta de Lush, que se ha propuesto lanzar una campaña navideña de productos sin envases. El objetivo, poner en valor lo realmente importante: el contenido de sus productos.

Packaging: qué es y su importancia en el marketing

El packaging es, sencillamente, el embalaje o envase en que se presenta un producto para su puesta a la venta. A pesar de su corta vida útil, son varias las funciones que cumple:

  • Protección y conservación del producto
  • Información sobre el mismo (propiedades, ingredientes, utilización…) y sobre la marca
  • Diferenciación del producto frente a las alternativas de la competencia

Los materiales de los que se componen son diversos y dependerán de los tres factores anteriores, así como de los objetivos y valores del fabricante.

Marketing vs sostenibilidad

Como vemos, además de la protección del objeto que contiene, el packaging se plantea como un argumento de venta más, un valor añadido que puede resultar clave en la decisión de compra frente a productos similares. Con estas consideraciones en mente, resulta obvio que la perspectiva del marketing antepone la satisfacción del usuario a criterios de sostenibilidad, como reducir el impacto ambiental o la carga ecológica del embalaje. Entonces, ¿es imposible reconciliar ambas posturas? ¿Existe algo así como un “packaging sostenible”?

Algunos modelos teóricos plantean soluciones que intentan alinear ambas posturas. Si bien incluyen tanto la perspectiva medioambiental como la necesidad de generar valor para el cliente y por tanto beneficios económicos, son críticos con los activistas zero waste y la idea de que el mejor packaging es no utilizar nada en absoluto, pues en su opinión «su enfoque basado en la culpa (“el envase es malo”) no se ajusta a la realidad empresarial donde el packaging genera valor frente al competidor».

Hablar de culpa nos resulta paternalista: como consumidores, debemos pensar no en culpa, sino en responsabilidad. Concretamente en la responsabilidad de nuestras compras, en su impacto, para tomar decisiones conscientes. ¿Acaso la sostenibilidad de un producto no es un valor más?

Aquí volvemos a las preguntas que planteábamos al inicio del artículo, ¿hasta qué punto nos distrae el continente del contenido? Ante la creciente oferta de productos parecidos, ¿es el packaging un criterio relevante en la decisión de compra, o está comenzando a serlo su ausencia?

Lush: productos atractivos sin envases

Mark Constantine, cofundador de Lush, explica: «La mayoría de los baños están repletos de productos que uno ya no utiliza, comprados por impulso por un envase llamativo o porque había una oferta tentadora en la tienda. Hace un tiempo una cadena de televisión nos preguntó el coste del típico gel de ducha. Cuando realizas esta cuenta queda en evidencia que el envase es una gran parte del coste nal del producto y que la botella, la etiqueta y la tapa cuestan mas del doble que el gel en sí».

Con el objetivo de disminuir el número de envases de sus productos, Lush ha lanzado su colección de navidad con un 80% de productos desnudos. Lo más llamativo, que la forma de sus geles de baño mantiene la apariencia que tendrían los botes tradicionales, demostrando que la fuerza del contenido está en el producto.

Gel de ducha snow fairy en su versión sin envases vs con envase.
Acondicionador corporal Buck’s Fizz con y sin envase.

Menor impacto medioambiental

Con esta nueva apariencia, el producto sigue siendo llamativo y reconocible para los usuarios. Ante las dos alternativas, ¿por qué no optar por la más sostenible?

Las ventajas son claras: «Desde mayo de 2017 hasta junio de 2015, usando mantecas corporales sin envase eliminamos 1.572 kilos de embalaje del vertedero. De igual manera, entre enero de 2015 y enero de 2016, las ventas globales de champú sólido han evitado que se fabriquen 15.890.925 botellas de plástico», nos explican.

El secreto de la transformación

Para lograr la transformación de líquido+envase a sólido y desnudo, estudiaron diferentes combinaciones de ingredientes. Nos cuentan cómo: «Los productos desnudos (o productos sólidos), como las mantecas corporales o las barritas de masaje, están formulados con la mínima cantidad de agua, o incluso sin ella, como sucede en nuestra colección de Navidad. Reemplazando el agua de los productos por ingredientes que se mantienen sólidos a temperatura ambiente, como la manteca de cacao de comercio justo, el crecimiento de la bacteria se inhibe y se mantiene fresco y con todas sus propiedades sin necesidad de añadir un conservante sintético».

No todos los productos de la colección mantienen la estética del original, pero siguen aportando su principal valor: ingredientes naturales, olor fantástico y fácil conservación sin ingredientes sintéticos.

Alternativas al papel de regalo

Muchos de los productos anteriores serán envueltos para regalo en estas fechas. ¿De qué sirve entonces el esfuerzo de crearlos sin embalaje?

«Nuestra manera de enfocarlo es centrándonos en cómo podemos reducir el embalaje y buscando más maneras de usar materiales reciclados en nuestros envoltorios. Nuestro objetivo es que todo lo utilizado al envolver un regalo tenga una vida más allá del momento de ser entregado», aclaran en Lush.

Su propuesta para promover la reutilización y la reducción del desperdicio de los envoltorios son los Knot-wraps, unos pañuelos fabricados a partir de botellas recicladas o de algodón orgánico de colores vistosos disponibles en varios diseños.

Después de entregar el regalo, su receptor puede utilizarlos o volver a cubrir un regalo con ellos. Como dicen ellos, «se trata de un regalo dentro de otro regalo».

¿Y si el embalaje es ineludible?

La filosofía zero waste demuestra que es posible cubrir la mayoría de nuestras necesidades con productos sin envases individuales, hechos en casa o que, como última opción, permiten el reciclaje de los materiales que los componen.

Dentro del ámbito de la higiene personal y los cosméticos, Lush confirma, como hemos visto, que muchos productos a priori difíciles de plantear sin envase tienen su alternativa zero waste. Además de la colección de navidad de este año, ofrecen jabones, acondicionadores y bombas de baño sin packaging durante todo el año.

Cuando es necesario utilizar embalaje en sus productos, se sirven de sus icónicos botes negros, que pueden ser devueltos a las tiendas. Por cada cinco envases devueltos, te regalan una mascarilla fresca facial.

«Los botes negros son limpiados y triturados en forma de pellet (pequeñas bolitas) en el Lush Green Hub en Dorset y posteriormente fundidos para convertirse en nuevos botes», nos explican.

Para los que insisten en envolver sus regalos, ofrecen cajas y packs de productos de cartón o fabricados a partir de botellas recicladas. Sin embargo, la llamada de atención es clara: «Los envases son una basura», titulan su campaña. Y no hemos podido evitar replicarlo en nuestro artículo.

¿Qué representan para vosotros los envases? ¿Han supuesto o suponen un criterio importante en vuestra decisión de compra? ¿Creéis que existe un envase sostenible? ¿Cómo os gusta dar los regalos?

Para descubrir más sobre Lush, puedes visitar su página web. Eco Sostenible quiere agradecer a Rebeca, del departamento de prensa, el material y las fotografías cedidas para este artículo.  

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *